USO RESPONSABLE DE LA ENERGÍA

 

Ni “eficiente”, ni “racional”. Promovemos el uso “responsable” de la energía porque consideramos que la responsabilidad conlleva varios factores que debemos tener en cuenta a la hora de cuidar los recursos energéticos: compromiso, solidaridad, seguridad y eficiencia. Para poder hacer un “uso responsable”, debemos cambiar ciertos hábitos y costumbres que sólo tendrán efecto si comprendemos que esta práctica es beneficiosa para el bolsillo, para la familia, para el servicio eléctrico en sí, para la comunidad y para el planeta.

ILUMINACIÓN

  • Evitá dejar las luces encendidas si no las utilizás.
  • Aprovechá la luz natural al máximo.
  • Cambiá en forma progresiva los focos comunes por LED, ya que requieren menos energía y duran más. Es importante verificar la calidad de estos productos a la hora de comprarlos.
  • Pintá de colores claros las paredes internas y techos de tu casa, así podrás utilizar lámparas de menor potencia para iluminar los ambientes.
  • Mantené limpios los focos; la tierra acumulada disminuye la intensidad lumínica en un 50%.
  • De ser posible, utilizá sensores de movimiento, temporizadores o reguladores para la iluminación.


AIRE ACONDICIONADO

  • Regulá los aparatos de aire acondicionado en 24° cuando haga calor. Por cada grado inferior a esa temperatura, el consumo aumenta entre un 5% y 7%.
  • Si tenés más de un aire acondicionado, no utilices todos al mismo tiempo.
  • Apagalo una vez que el ambiente esté refrigerado.
  • Mantené cerradas las puertas y ventanas de las habitaciones mientras quieras mantener el ambiente climatizado.
  • Limpiá periódicamente los filtros.


PLANCHA

  • Planchá en horas de baja demanda (por la mañana o por la noche).
  • Evitá desperdicios de calor secando la ropa con la plancha.
  • Graduá el termostato de acuerdo al tipo de tejido a planchar.
  • Desconéctá la plancha antes de concluir la tarea para aprovechar el calor remanente.
  • Juntá cantidades de ropa para planchar, evitando así desperdicios de energía con el reiterado encendido y apagado de tu plancha.


HELADERA

  • Asegurate de que la puerta cierre bien. Cambiá el burlete si está dañado. Abrí la puerta sólo cuando sea necesario y por el menor tiempo posible. Estos tips ayudarán a que tu heladera no trabaje innecesariamente.
  • Enfriá completamente las comidas antes de colocarlas en la heladera, para que no trabaje de más el motor.
  • Si tenés congelador/freezer, tené la precaución de descongelarlo regularmente. El sobreconsumo comienza cuando la caja de hielo llega a un espesor de 5 mm.
  • Ubicá la heladera lejos de fuentes de calor, o a una distancia mínima de 15 cm de la pared o muebles más cercanos.
  • Desenchufá la heladera si te vas a ausentar por un tiempo prolongado.


ENERGÍA EN ESPERA

  • Desenchufá aquellos artefactos eléctricos que permanecen conectados a la red sin estar encendidos (equipos de música, home theaters, televisores, dvds, hornos de microondas, decodificadores de televisión, consolas de video juegos, etc.) ya que estarás consumiendo electricidad de todas formas. Ese consumo se denomina “energía en espera”. Procurá hacerlo, especialmente, antes de ir a dormir.
  • Una buena opción es conectar los equipos a una base (zapatilla) con interruptor on/off para evitar la tarea de enchufar/desenchufar.
  • Apagá la computadora cuando termines de usarla, una PC en modo de espera equivale hasta un 70% de su consumo en modo encendido.


LAVARROPAS

  • Aprovechá la capacidad máxima aconsejada por el fabricante para lavar la ropa.
  • Si lavás poca cantidad de ropa, utilizá los programas económicos.
  • Usá la cantidad correcta de jabón para no tener que realizar más de un enjuague.
  • Lavá siempre que se pueda con programas de agua fría.

En base a estos consejos, estamos difundiendo desde el verano pasado la campaña institucional “¿Qué mundo me estás dejando?”, con los chicos como protagonistas y principales divulgadores del consumo eficiente en la familia.

Si querés conocer más datos acerca de la campaña, entrá a: www.quemundomeestasdejando.com.ar


¿Por qué es mejor utilizar artefactos LED para la iluminación?

Los artefactos LED presentan múltiples ventajas por sobre la iluminación tradicional:

  • Son más seguros que los focos convencionales porque son menos contaminantes: no tienen mercurio ni tungsteno. Además, reducen las emisiones de CO2 en un 80%.
  • Duran mucho. Hasta, aproximadamente, 50.000 horas de uso frente a las 2.000 horas de un foco estándar. Pueden llegar a durar más de 15 años si las encendemos unas 8 horas al día, y requieren un mantenimiento mínimo (casi nulo).
  • No generan calor, así que no queman (el 80% de la energía que consumen se convierte en luz, al contrario que la bombilla incandescente, que pierde ese mismo porcentaje en forma de calor).
  • Producen un ahorro considerable en relación costo-beneficio. Consumen hasta un 85% menos que las bombillas tradicionales. Si bien son más costosos, duran mucho más, por lo que se justifica sobradamente la inversión.
  • Alcanzan la iluminación plena de manera instantánea (a diferencia, por ejemplo, de las lámparas de bajo consumo, que tardan en llegar a ese estado).
  • No pierden prácticamente intensidad lumínica a lo largo de su vida, a diferencia de los focos normales.

 

RECOMENDACIONES

En Domicilio

  • Las instalaciones eléctricas en inmuebles, sean estos nuevos, remodelaciones o existentes siempre deben ser ejecutadas por electricistas matriculados. Conocé la nómina de electricistas habilitados por el Ente Provincial Regulador de la Energía acá.
  • Instalá en tu casa los dispositivos de protección y maniobra recomendados por la Asociación Electrotécnica Argentina (AEA), tales como: interruptor diferencial, llave térmica, fusibles, protectores contra variaciones de tensión, etc.
  • El corte automático puede evitar accidentes irremediables.
  • Además, recordá que si los tapones saltan es porque hay algún problema en la instalación. No los refuerces. Pueden provocar un incendio.
  • Colocá protectores plásticos en todos los enchufes que no utilizas.
  • No realices ni permitas que sus vecinos se conecten ilegalmente a la red eléctrica. El hurto de energía, además de estar penado por la ley, es la mayor causa de accidentes eléctricos, motivados por fugas de electricidad o por contacto directo con polos vivos, pudiendo además afectar la instalación de tu vivienda.
  • Evitá el uso de alargues o prolongaciones de cables, ya que constituyen un factor de riesgo.
  • Es conveniente separar los circuitos por funciones. Por ejemplo: bocas de iluminación, tomacorrientes y líneas exclusivas para artefactos de alto consumo, termotanque eléctrico, aire acondicionado, etc.
  • Las heladeras, lavarropas y similares electrodomésticos, deben estar siempre conectados a tierra adecuadamente. Protegé su instalación colocando un cable de protección a tierra y enchufes de tres patas. No utilices adaptadores que eliminan la función del conductor de seguridad.
  • Nunca toques los aparatos eléctricos cuando tengas los pies descalzos.
  • No tires del cable para desconectar un aparato. Hacelo tomando con cuidado la ficha de conexión.
  • Secá bien tus manos antes de enchufar cualquier aparato o encender una luz.
  • Nunca dejes cables pelados.
  • Enseñá a tus hijos a respetar todo lo que tiene que ver con la electricidad.
  • Evitá el uso de triples: la sobrecarga suele deteriorar sus componentes internos y generar serios accidentes.
  • Antes de realizar cualquier reparación (hasta el simple cambio de una lámpara), cortá la electricidad. Utilizá herramientas adecuadamente aisladas.
  • Comprá los componentes de tu instalación en casas especializadas. Adquirí elementos fabricados de acuerdo a las normas IRAM o a normas internacionales. Recordá que los productos eléctricos más baratos no siempre son los más seguros.

 

¿QUÉ HAGO SI MI CASA SE ENCUENTRA INUNDADA?

Si estás en un inmueble que se encuentra inundado:

  • Desconectá, si es posible, el interruptor del tablero principal del inmueble.
  • Evitá que las personas circulen dentro del inmueble si no se cumplió el primer paso.
  • Utilizá botas de goma o calzado de suela aislante.
  • En caso de necesites ingresar al domicilio, desconectá el interruptor del tablero principal, siempre que el nivel de agua lo permita.
  • Al proceder a la desconexión, evitá al máximo el contacto con el agua y si es posible parate sobre materiales aislantes. (Ej.: silla plástica o de madera).
  • Si el agua alcanzó en algún momento el tablero principal, o hay agua en el inmueble y aún no ha sido posible la desconexión, solicitá a ENERSA que verifique la ausencia de tensión.

 

En caso de que el agua se haya retirado:

  • Nadie debe tocar artefacto alguno ni el entorno de bocas de tomacorrientes o interruptores, hasta tanto se efectúe la desconexión y se proceda a verificar si el nivel de aislación es suficiente y efectuar los reemplazos que se consideren necesarios.
  • Antes de volver a dar tensión desde el tablero principal, desconectá todos los artefactos y aparatos eléctricos del hogar.
  • Hacé revisar los aparatos que hayan sido alcanzados por el agua por un técnico matriculado y mantenelos desconectados hasta que se haya verificado su correcto funcionamiento y nivel de aislación.
  • Tomá los recaudos necesarios. No arriesgues tu vida ni tus bienes personales.

En Vía Pública

  • Evite que los niños se trepen a los postes y riendas que sostienen la red eléctrica. Si remontan un barrilete, asegúrese de que lo hagan en un espacio abierto, bien lejos de las líneas de electricidad.
  • Respete los vallados y los carteles preventivos dispuestos por reparaciones y obras en la vía pública.
  • No acerque escaleras a postes que sostienen la red eléctrica. Observe si las ramas de los árboles crecen entre los cables de la calle y, si esto ocurre, avise a su municipio para que las poden.
    Durante y después de una tormenta, manténgase alejado de cables caídos y postes quebrados.
    Evite circular por zonas anegadas.
    No toque ni remueva cables sueltos.

Para cualquier tipo de consulta, o si deseas denunciar una situación de peligro, no dudes en comunicarte con nuestro Servicio de Atención Telefónica Integral (S.A.T.I.): 0-800-777-0080, servicio gratuito que funciona las 24 horas, los 365 días del año.