Uso Responsable de la Energía

Ni “eficiente”, ni “racional”. Promovemos el uso “responsable” de la energía porque consideramos que la responsabilidad conlleva varios factores que debemos tener en cuenta a la hora de cuidar los recursos energéticos: compromiso, solidaridad, seguridad y eficiencia. Para poder hacer un “uso responsable”, debemos cambiar ciertos hábitos y costumbres que sólo tendrán efecto si comprendemos que esta práctica es beneficiosa para el bolsillo, para la familia, para el servicio eléctrico en sí, para la comunidad y para el planeta.

ILUMINACIÓN

  • Evitá dejar las luces encendidas si no las utilizás.
  • Aprovechá la luz natural al máximo.
  • Cambiá en forma progresiva los focos comunes por LED, ya que requieren menos energía y duran más. Es importante verificar la calidad de estos productos a la hora de comprarlos.
  • Pintá de colores claros las paredes internas y techos de tu casa, así podrás utilizar lámparas de menor potencia para iluminar los ambientes.
  • Mantené limpios los focos; la tierra acumulada disminuye la intensidad lumínica en un 50%.
  • De ser posible, utilizá sensores de movimiento, temporizadores o reguladores para la iluminación.


AIRE ACONDICIONADO

  • Regulá los aparatos de aire acondicionado en 24° cuando haga calor. Por cada grado inferior a esa temperatura, el consumo aumenta entre un 5% y 7%.
  • Si tenés más de un aire acondicionado, no utilices todos al mismo tiempo.
  • Apagalo una vez que el ambiente esté refrigerado.
  • Mantené cerradas las puertas y ventanas de las habitaciones mientras quieras mantener el ambiente climatizado.
  • Limpiá periódicamente los filtros.


PLANCHA

  • Planchá en horas de baja demanda (por la mañana o por la noche).
  • Evitá desperdicios de calor secando la ropa con la plancha.
  • Graduá el termostato de acuerdo al tipo de tejido a planchar.
  • Desconéctá la plancha antes de concluir la tarea para aprovechar el calor remanente.
  • Juntá cantidades de ropa para planchar, evitando así desperdicios de energía con el reiterado encendido y apagado de tu plancha.


HELADERA

  • Asegurate de que la puerta cierre bien. Cambiá el burlete si está dañado. Abrí la puerta sólo cuando sea necesario y por el menor tiempo posible. Estos tips ayudarán a que tu heladera no trabaje innecesariamente.
  • Enfriá completamente las comidas antes de colocarlas en la heladera, para que no trabaje de más el motor.
  • Si tenés congelador/freezer, tené la precaución de descongelarlo regularmente. El sobreconsumo comienza cuando la caja de hielo llega a un espesor de 5 mm.
  • Ubicá la heladera lejos de fuentes de calor, o a una distancia mínima de 15 cm de la pared o muebles más cercanos.
  • Desenchufá la heladera si te vas a ausentar por un tiempo prolongado.


ENERGÍA EN ESPERA

  • Desenchufá aquellos artefactos eléctricos que permanecen conectados a la red sin estar encendidos (equipos de música, home theaters, televisores, dvds, hornos de microondas, decodificadores de televisión, consolas de video juegos, etc.) ya que estarás consumiendo electricidad de todas formas. Ese consumo se denomina “energía en espera”. Procurá hacerlo, especialmente, antes de ir a dormir.
  • Una buena opción es conectar los equipos a una base (zapatilla) con interruptor on/off para evitar la tarea de enchufar/desenchufar.
  • Apagá la computadora cuando termines de usarla, una PC en modo de espera equivale hasta un 70% de su consumo en modo encendido.


LAVARROPAS

  • Aprovechá la capacidad máxima aconsejada por el fabricante para lavar la ropa.
  • Si lavás poca cantidad de ropa, utilizá los programas económicos.
  • Usá la cantidad correcta de jabón para no tener que realizar más de un enjuague.
  • Lavá siempre que se pueda con programas de agua fría.

En base a estos consejos, estamos difundiendo desde el verano pasado la campaña institucional “¿Qué mundo me estás dejando?”, con los chicos como protagonistas y principales divulgadores del consumo eficiente en la familia.

Si querés conocer más datos acerca de la campaña, entrá a: www.quemundomeestasdejando.com.ar

 

¿Por qué es mejor utilizar artefactos LED para la iluminación?

Los artefactos LED presentan múltiples ventajas por sobre la iluminación tradicional:

  • Son más seguros que los focos convencionales porque son menos contaminantes: no tienen mercurio ni tungsteno. Además, reducen las emisiones de CO2 en un 80%.
  • Duran mucho. Hasta, aproximadamente, 50.000 horas de uso frente a las 2.000 horas de un foco estándar. Pueden llegar a durar más de 15 años si las encendemos unas 8 horas al día, y requieren un mantenimiento mínimo (casi nulo).
  • No generan calor, así que no queman (el 80% de la energía que consumen se convierte en luz, al contrario que la bombilla incandescente, que pierde ese mismo porcentaje en forma de calor).
  • Producen un ahorro considerable en relación costo-beneficio. Consumen hasta un 85% menos que las bombillas tradicionales. Si bien son más costosos, duran mucho más, por lo que se justifica sobradamente la inversión.
  • Alcanzan la iluminación plena de manera instantánea (a diferencia, por ejemplo, de las lámparas de bajo consumo, que tardan en llegar a ese estado).
  • No pierden prácticamente intensidad lumínica a lo largo de su vida, a diferencia de los focos normales.

 

En Domicilio

Si deseás solicitar la habilitación de un nuevo suministro, deberás presentar la siguiente documentación:

  • Título de propiedad, boleto de compraventa o contrato de alquiler (sellados), o documentación que demuestre la posesión o tenencia del inmueble y fotocopias del mismo.
  • DNI del futuro titular y cónyuge, y fotocopias de los mismos.
  • Certificado de aprobación de instalaciones eléctricas emitido por un Instalador Electricista Matriculado.
  • En caso de poseer una condición fiscal distinta de Consumidor Final, deberás informar el CUIT  que será verificado por ENERSA.
  • Si sos una persona jurídica, deberás presentar el Contrato de Constitución Social y un Poder de representación otorgado por la sociedad, quien realizará el trámite ante esta Distribuidora, y fotocopias de los mismos.
  • Abonar el derecho de conexión correspondiente según Cuadro Tarifario Vigente.
  • Si no sos propietario, deberás optar por proponer un garante solidario o abonar un depósito en garantía. El garante debe ser titular de un suministro activo y deberá presentar:  copia del documento de identidad, copia de la factura de energía a su nombre y copia del título de propiedad. La aceptación del garante será evaluado por ENERSA.
  • No deberás registrar deudas con ENERSA.

En Vía Pública

  • Título de propiedad, boleto de compraventa o contrato de alquiler (sellados), o documentación que demuestre la posesión o tenencia del inmueble y fotocopias del mismo.
  • DNI del futuro titular y fotocopias del mismo.
  • Certificado de aprobación de instalaciones eléctricas emitido por un Instalador Electricista Matriculado.
  • Certificado de Inscripción en la Dirección General de Industrias y Parques Industriales, Registro y Estadística Industrial.
  • En caso de poseer una condición fiscal distinta de Consumidor Final, deberás informar el CUIT, que será verificado por ENERSA.
  • Si sos una persona jurídica, deberás presentar el Contrato de Constitución Social y un Poder de representación otorgado por la sociedad, quien realizará el trámite ante esta Distribuidora, y fotocopias de los mismos.
  • Abonar el derecho de conexión correspondiente según Cuadro Tarifario Vigente.
  • Si no sos propietario, deberás optar por proponer un garante solidario o abonar un depósito en garantía. El garante debe ser titular de un suministro activo y deberá presentar:  copia del documento de identidad, copia de la factura de energía a su nombre y copia del título de propiedad. La aceptación del garante será evaluada por ENERSA.
  • No deberás registrar deudas con ENERSA.
0
  Noticias Relacionadas
  • No related posts found.

Añadir un comentario